General

Nuevas regulaciones para ¿o contra? El cooperativismo dominicano

El florecimiento del cooperativismo ha despertado el apetito neoliberal; provocando ocho sesiones con los líderes del sector y el Ministerio de la Presidencia para lograr consenso de la creación de la Ley Cooperativa.


Yanio Concepción
Presidente-Ejecutivo de la Cooperativa Vega Real

El ritmo de crecimiento del sistema cooperativo en República Dominicana ha experimentado un significativo empuje y hoy día nuestro sistema asociativo de la economía solidaria, vive un momento estelar en la sociedad dominicana.
 
Las estadísticas de las cooperativas, según organismo regulador, el Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (IDECOOP) indican que:
·   Incremento de las asociaciones cooperativas activas a nivel nacional, al 31 de diciembre del 2018, era de 1,064.

·  Hay otras 680 entidades en proceso de formación; para un aumento en el número de afiliados a instituciones de economía asociativa de más de un 20%

·  Desde el año 2012 a junio del 2019, el sistema cooperativo dominicano cuenta con una membrecía que se aproxima a los 2,000,000 de socios / as. 
 
·  Los activos de las Cooperativas estimados al mes de junio del 2019 alcanzan un monto de RD$232,000,000,000 (doscientos treinta y dos mil millones de pesos), para un aumento del capital social de un 52% equivalente a RD$ 51,355,790.00 el Capital Social de las Cooperativas en todo el territorio nacional.

Hay que reconocer que este ritmo ascendente del cooperativismo se ha producido bajo la supervisión y fiscalización del organismo oficial de las cooperativas el IDECOOP.  

El “peso a peso” de cada asociado continúa aumentado el capital social de las cooperativas, ya que en el seno de este novedoso esquema de autentico desarrollo, lo más importante es la persona, organizarse y empezar a mejorar su nivel de vida.
 
El florecimiento del cooperativismo ha sido producto de más de 30 años y en algunos casos datan de casi 70 años de esfuerzos colectivos, que han dado muy buenos frutos y su incidencia en las comunidades irradia armonía, semilleros de emprendimientos, mejoramiento de la vivienda, autogestión de Mipymes, interés razonable y retorno de la inversión en forma segura, confiable y entre personas semejantes, por su origen social y cultural.  

Este crecimiento ha despertado el apetito neoliberal; provocando que el sistema cooperativo y el Ministerio de la Presidencia a instancia del presidente de la República, Lic. Danilo Medina, hayan realizado por más de ocho meses sesiones para el consenso de la creación de la Ley Cooperativa, la cual implica actualización del modelo en términos de normativas de controles, fiscalización, supervisión y regulación.  

A pesar de los cientos de horas dedicadas a procurar armonizar un proyecto de Ley acorde con las circunstancias del mundo actual y futuro, han aflorado contradicciones.

Por un lado, un grupo de cooperativas financieras presionan y solicitan a la Autoridad Monetaria ser reguladas vía la Superintendencia de Bancos, entrando en contradicción con la vigente Ley No. 127-64 que regula las cooperativas y con la Ley 31-63 que las supervisa.  

Más de 15 años en análisis y debates del citado proyecto, lo cual les ha agotado energías y esfuerzos a ejecutivos y técnicos de primera línea de las cooperativas, lo cual se traduce en pesimismo e incertidumbre en este vital sector económico.  Obviamente, que los actores del espectro político dominicano han sido displicentes frente a este proyecto.  
La aprobación de la nueva regulación está en manos de los congresistas de todas las bancadas políticas y el Poder Ejecutivo.  

Los cooperativistas aguardamos por una respuesta cónsona con nuestras expectativas, por parte de todos los bloques de legisladores y de la Presidencia de la República, a fin de que definan el nuevo marco regulatorio de las cooperativas, independientemente de la presión que ejerzan personeros que se escudan debajo de las cortinas de organismos financieros internacionales y del tráfico de influencias locales.

El cooperativismo universal se rige por normativas especiales, dentro de la economía social y solidaria, y anhela ver cristalizada la sostenibilidad y realidad de un sistema que enfrenta la pobreza en cada rincón del país y del mundo, en especial en la zona rural y marginado, donde no le interesa llegar al sistema financiero. 
 
 
 
Please follow and like us:
error
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top